Declaración Conjunta sobre el Desarrollo de la Primera Infancia y la Crisis de Ucrania

page1image16198208 page1image16198000page1image16189888 page1image16191136 page1image16190304 page1image16190928 page1image16191552

Fecha original de publicación: 3 de Marzo de 2022
Editado: 5 de Abril de 2022

La Red de Acción para el Desarrollo de la Primera Infancia (ECDAN), el Consorcio de Paz para la Primera Infancia (ECPC), Alianza de Mentes en Movimiento, la Asociación Internacional Paso a Paso (ISSA), la Red Regional de Asia Pacífico para la Primera Infancia (ARNEC), la Asociación Africana de la Primera Infancia (AfECN), la Red Árabe para el Desarrollo de la Primera Infancia (ANECD) y la Organización Mundial para la Eduación Preescolar (OMEP), están profundamente preocupados mientras observamos cómo se desarrolla el conflicto violento y la crisis humanitaria en Ucrania. Lamentablemente, los niños atrapados en este conflicto serán los más afectados. Debemos poner la protección, la salud, el aprendizaje, el bienestar y las necesidades de desarrollo de los niños pequeños de Ucrania, 2 millones de niños menores de 5 años, en el centro de nuestra respuesta. La inestabilidad y las heridas y el trauma resultantes que se infligen a los niños y las familias que viven en Ucrania y que ahora son refugiados son trágicos y, sin ninguna intervención, perdurarán de generación en generación. La comunidad mundial debe actuar ahora.

El conflicto en Ucrania llega inmediatamente después de las crisis humanitarias y multidimensionales en Afganistán, Haití, Madagascar, Líbano, Palestina, Venezuela, Etiopía, Siria, Yemen y muchos otros lugares del mundo. Las estimaciones de UNICEF de 2018 muestran que más de uno de cada cinco bebés nace y comienza su vida en situaciones de conflicto y crisis. La financiación centrada en el Desarrollo de la Primera Infancia (DPI), en particular a través de la protección y la educación infantil, ha sido insuficiente, especialmente en los países afectados por crisis. Se estima que solo el 3 % del total de la asistencia para el desarrollo de los países afectados por crisis y el 2 % de la financiación humanitaria se destinan a brindar servicios de calidad para la primera infancia a los recién nacidos, los niños pequeños y sus cuidadores. La comunidad mundial debe actuar ahora para aumentar esta financiación fundamental para el desarrollo de la primera infancia.

Toda una generación de niños que viven o han emigrado recientemente de Ucrania está en riesgo. Muchas familias ya se han visto obligadas a huir de sus hogares. Antes de que comenzara la crisis actual, 2,9 millones de personas en Ucrania ya necesitaban asistencia humanitaria y 750 instalaciones educativas habían resultado dañadas debido al conflicto violento que comenzó en 2014. Las Naciones Unidas estiman que 12 millones de personas dentro de Ucrania necesitarán ayuda y protección, mientras que más de 4 millones de refugiados pueden necesitar protección y asistencia en los países vecinos en los próximos meses.

Las familias desplazadas tienen una necesidad inmediata de satisfacer las necesidades básicas, incluido un lugar seguro para vivir, alimentos adecuados, ropa abrigada y agua limpia. Los niños más vulnerables necesitan una atención particular, como los niños con discapacidades y necesidades especiales que pueden experimentar problemas de movilidad cuando huyen en busca de seguridad o tienen una necesidad inmediata de servicios de apoyo especializados o medicamentos cuando llegan a los países de acogida. La comunidad internacional debe garantizar el paso seguro y la protección de las familias que huyen de la destrucción. También hacemos un llamado a los países de acogida y de tránsito para que garanticen el interés superior de los niños, incluida la prestación de servicios sensibles al género, la protección de los niños contra el abuso y la garantía de la provisión de apoyo psicosocial y oportunidades de aprendizaje como un elemento esencial de las intervenciones para apoyar a los niños y sus cuidadores.

Sabemos que los servicios holísticos de desarrollo de la primera infancia son CRUCIALES para mitigar el impacto actual y a largo plazo de las adversidades que enfrentan tantos niños y familias en Ucrania y en los países vecinos.

Los gobiernos, los donantes y otros actores internacionales deben responder con urgencia para proteger y apoyar a todos los niños pequeños y sus familias en Ucrania y aquellos que buscan refugio en los países vecinos. Proteger a los niños pequeños afectados por la crisis actual y priorizar su supervivencia, desarrollo y protección no solo es necesario para aliviar el sufrimiento y defender sus derechos, sino que también impulsará la recuperación económica y construirá una base sólida para la paz y la seguridad, la resiliencia, la justicia y la cohesión social.

“No es demasiado tarde para salvar a esta generación del flagelo de la guerra”, dice el Secretario General de la ONU, António Guterres, “Necesitamos la paz”. La comunidad internacional debe actuar AHORA para minimizar el impacto duradero que este conflicto tendrá en la vida de los niños pequeños y sus familias. Las organizaciones firmantes de esta declaración han movilizado recursos, están realizando esfuerzos en Ucrania y los países vecinos y están listas para brindar su experiencia a otros planificadores e implementadores de esta respuesta humanitaria.

Hacemos un llamado a los gobiernos y donantes para que destinen fondos para apoyar a todas las familias, incluidas las desplazadas, que luchan por mantener seguros a sus hijos y satisfacer las necesidades básicas de sus hijos, incluido el acceso a los servicios psicosociales. Esto incluye inversiones ampliadas en los cinco componentes del cuidado cariñoso y sensible (buena salud, nutrición adecuada, oportunidades de aprendizaje, seguridad y cuidado receptivo) como fundamentals para la asistencia para el desarrollo, la respuesta de emergencia y la acción humanitaria.

La ciencia anuncia una nueva era, afirmando que el Desarrollo de la Primera Infancia es una oportunidad vital para construir un futuro sostenible adecuado para los niños de Ucrania, otras zonas de conflictos y en todo el mundo, y empoderarlos a través de la promoción de la Cultura de Paz, como lo pide la Naciones Unidas (Resolución de la ONU A/RES/74/21).

Si queremos construir una paz real en nuestro mundo, debemos proteger y apoyar a los niños y trabajar juntos hacia el cumplimiento de los derechos, la equidad, la aceptación de la diversidad y la justicia social para y entre nuestros niños. Comprometamos nuestros esfuerzos y recursos para criar a nuestros hijos para que se abracen, jueguen y aprendan unos con otros, y se apoyen mutuamente, y sean resilientes y agentes de cambio como un camino hacia un mundo más pacífico y sostenible.

Las opiniones expresadas en esta declaración son las de ECDAN, ECPC, ARNEC, AfCEN, ANECD, ISSA, OMEP y Alianza de Mentes en Movimiento en general y no reflejan necesariamente la política o posición oficial de cada miembro individual de las redes.

Para más información, por favor contáctese: info@ecdan.org


Muchos de nuestros socios se están movilizando rápidamente sobre el terreno en Ucrania y los países vecinos y han establecido sitios en línea donde los donantes pueden apoyar directamente a los niños y las familias afectadas por la crisis de Ucrania. Estos incluyen las organizaciones asociadas de la Red de Acción para el Desarrollo de la Primera Infancia, el Consorcio de Paz para la Primera Infancia, la Asociación Internacional Paso a Paso, OMEP y la Alianza de Mentes en Movimiento. Estamos muy agradecidos por su presencia y determinación para hacer una diferencia real.

page3image1333824